26 de junio de 2012

ORGANIZANDO UNA BODA SIN GLUTEN (III parte) Llego el día de la prueba…


Después de tres horas de analizar cada plato, ver con qué productos trabajaban, como lo elaboraban, recalcar mil veces los cuidados que tenían que tener con la contaminación cruzada, …. por fin nos juntamos para la prueba del menú.

Era la prueba de fuego para ver si habían entendido la problemática de los celiacos.

Los días previos nos llamaron en varias ocasiones para reconfirmar algunas cosas, y no os voy a engañar, cada pregunta que me hacían, me hacía dudar si lo habían entendido, pero mejor que pregunten antes, a que se equivoquen y no haya remedio.

Como supondréis iba con miedo, incluso pensé que con lo que dudase no lo pensaba comer, pero llegado el momento mis familiares me regañaron “mejor que lo pruebes hoy y te pongas mala, que el día de la boda no te atrevas a comer nada, y después de la tabarra que he dado como para no comer…” en el fondo tenían razón, así que probé todo, eso sí, preguntamos mil veces que marca era cada cosa, se ganaron el cielo, en diferentes ocasiones nos sacaron el bote de la cocina, enseñándonos que lo habían comprado en Mercadona y que tenía el logo sin gluten.
Lo normal en las pruebas de menú es elegir 3 primeros y 3 segundos y sobre esos elegir el que se servirá en la boda, el coctel nunca se prueba, pero en este caso como nos lo habían modificado entero para que fuese apto para celiacos, también probamos el coctel.
Nos demostraron que por muy complicado que pueda parecer de primeras, ofrecer un coctel sin gluten es posible, es simplemente cambiar las materias primas por cosas naturalmente libres de gluten, nos hicieron platos de los más exóticos, muy bien presentados y riquísimos, que sinceramente estaban mucho mejor que los tradicionales canapés de todas las bodas.
Disfrute muchísimo comiendo, me costaba creerme lo rico que estaba todo.
 ¡¡Por primera vez estaba comiendo un coctel en una boda!!
Comí tanto que cuando llego la prueba de los platos, yo ya no tenía hueco, pero si tenía que explotar por una ocasión así estaba dispuesta hacer un esfuerzo, así que me lance a probar las maravillas de platos que nos confeccionaron. Eso sí el día siguiente, no comí nada hasta la cena, porque estaba llenísima.
Como os podréis imaginar, al llegar los platos de la cena, de nuevo hice mil preguntas antes de comer, soy desconfiada por naturaleza, pero yo iba mentalizada a comer una carne a la plancha insípida y me sorprendieron con un riquísimo plato, que no voy a desvelar porque hay muchos que me siguen que vendrán a la boda, pero que iba acompañado de una riquísima salsa de reducción de Oporto, exquisita.
¡Impresionante! ¡No tengo palabras para definirlo! Parecía mentira pero habíamos conseguido tener una boda con coctel sin gluten, y platos elaborados.
A alguno de los comensales de la mesa pues hubo cosas que no le gustaron, pero bueno porque lo compara con la comida de los glutinicos y porque no es conscientes del enorme esfuerzo que supuso para la empresa del Catering hacer estas modificaciones; por el contrario mi familia y yo estábamos maravillados, por la buena predisposición, la buena voluntad que mostraron al adaptar todo, y porque la verdad es que no estamos muy habituados a encontrar profesionales así, dispuestos a cambiar la harina de trigo por la maicena sin ningún problema, a tener tanto cuidado con cada cosa que elaboraban.
El Catering se puso como objetivo que yo disfrutase de la comida como una persona normal, sin preocuparme del gluten, y os puedo asegurar que sin ser profesionales de celiacos lo consiguieron.
Así que nada ya está todo en marcha, lo más complicado parece que esta solventado y de nuevo se demuestra que con buena voluntad todo se puede hacer.
Ahora nos toca disfrutar de la boda el día que llegue.

15 de junio de 2012

Fiestas de Torrejón sin gluten

Este año podremos disfrutar de las Fiestas de Torrejón de Ardoz, durante este fin de semana, en la caseta del PSOE (al lado de la plaza de Toros) de 20:00 a 01:00 de la mañana, habrá pinchos sin gluten, morcillas, alitas, chorizos y lomo con pan sin gluten.

Todo se elaborará en una zona separada para evitar contaminación y  se freirá en freidoras exclusivas para los pinchos para celiacos; así podremos disfrutar de las fiestas sin preocuparnos del gluten.

Una gran iniciativa a la que os invitamos a participar.

5 de junio de 2012

Los hermanos … esos celiacos indirectos

No son celiacos, pero lo sufren igual, nuestros padres, nuestros hermanos, nuestras parejas,… se tienen que adaptar a la dieta sin gluten sin necesitarlo, porque cocinar en una misma familia de dos maneras es inviable, la contaminación cruzada, y las consecuencias de un posible descuido al usar un aceite sucio, una chuchara usada o lo que sea, hacen que al final se acabe comprando todo sin gluten para evitar errores, y salvo excepciones como la pasta o las croquetas, (que son carísimas), al final todos comen como si fuesen celiacos.

La familia acaba asumiendo la enfermedad como si ellos mismos fuesen celiacos, llegan a un punto que incluso cuando vienen invitados a su casa y preguntan por el pan, extrañados les contestan que en esta casa no se come pan con gluten para evitar las migas, como mucho puede haber colines, pero pan, nunca!.

La tienen tan asumida la dieta sin gluten que ya ni se dan cuenta que la gente normal come gluten.

Pero de todos nuestros familiares, los más afectados son sin duda nuestros hermanos, porque los padres intentan en todo momento educarnos igual y no hacer distinciones.

No recuerdo que mi hermana se comiese nunca una chuche o un helado, que yo no pudiera comer, imagino que se lo darían a escondidas, pero delante mío era para los dos o para ninguna.

Recuerdo que en los cumples de mi hermana nunca había tarta de pastelería, siempre era la de galletas maria (sin gluten) con chocolate hecha por mi madre, para que yo pudiese comer, y digo yo que culpa tenía mi hermana…

No sé si era solidaridad de hermanos, o el intento de mis padres de no hacerme sentir discriminada. Pero una vez que ya lo analizo de mayor y soy más consciente del esfuerzo que hacían, la verdad es que lo veo con admiración porque tampoco era necesario ser tan extremista. Han vivido una vida de celiacos sin serlo.

No os penséis que mi hermana es una santa, porque discutimos día si día no, como buenas hermanas, pero eso sí, todavía hoy en su nevera solo hay cosas sin gluten por si voy a comer, (cosa que intento evitar porque siendo sinceros la cocina no es lo suyo J), sigue actualizando la lista de alimentos de FACE, leyéndose la revista Mazorca, comiendo en Danicola pasta sin gluten, porque está tan acostumbrada que le gusta más que la normal; sigue probando todos los productos nuevos que salen sin gluten, y quedándose todos los que yo me compro que no me gustan (porque yo soy muy especialita..).

Por todos estos motivos con el post de hoy, quiero dar las gracias a todos los hermanos que aunque ya hagan su vida, siempre seguirán siendo “celiacos”.


1 de junio de 2012

ORGANIZANDO UNA BODA SIN GLUTEN (I parte)

Ya sabéis que detesto ir de boda sin gluten, comes poco y prácticamente te dedicas a mirar como comen los demás, empezando por el cóctel el paraíso glutinico (si tienes suerte hay jamón, pero sino sólo bebes) así que te tienes que esperar a la comida, y conformarte con comer filete a la plancha y frutita del tiempo; eso sí si los novios se han acordado de avisar, porque en alguna ocasión no he comido ni eso,... por no decir que te lo sirven a destiempo y te hacen sentir en todo momento la rara del lugar.

Pero si es difícil ir de boda sin gluten, que al fin y al cabo lo único que haces es adaptarte a lo que haya; no os podéis ni imaginar lo que es organizar una boda gluten free. Eso ya sí que no tiene precio...
Hay novias que les preocupa el vestido, el peinado, que la mantelería vaya a juego con las flores,… yo no os exagero me compre el vestido en un día, el primero que me gustó, me lo probé y me lo lleve. La manteleria, que pongan la que quieran, y la vajilla pues no sé ni de que color es, pero que mas da, lo único que nos importa es poder comer con tranquilidad y no ponerme mala.

Mi hermana no acaba de entender que no haya preguntado cual es la decoración florar de las mesas; pero es que sinceramente a estas cosas les estamos dedicando el mínimo tiempo posible. 

Para nosotros lo único complicado hasta el momento ha sido encontrar un sitio dispuesto hacer una boda para celiacos.

y os preguntareis ¿Tan difícil es ofrecer un menú sin gluten? Yo diría que no, pero por lo vivido os puedo asegurar que para los catering y restaurantes es casi imposible! … Hasta pensé que era la primera celiaca que se casaba ¿Qué habéis hecho el resto? ¿No comer en vuestra boda? ¿Conformaros con cualquier cosa? A mí no me da la gana. Más clara no puedo ser.  Queremos que todo el menú sea sin gluten, y que por un día yo no sea la rara. De primeras puede parecer fácil, pero os aseguro que ha sido casi casi como una trama de Misión Imposible.
Para que os hagáis una idea de la odisea, os pongo en situación con un breve resumen de los muchos días de búsqueda, sobre todo para los que vayáis a pasar por lo mismo por si os pueda ayudar; y para los que tenéis niños pequeños, espero que esto con el tiempo mejore, porque es lamentable la excasa oferta que hay para celiacos.
Al ponernos a preparar la boda pedimos más de 100 presupuestos (no exagero) y este es el resumen:
Algunos nos han contestado que estaban completos para este año (la gente es un poco exagerada planificando los bodorrios y les extrañaba que quisiésemos casarnos este año y lo organizásemos con tan poco tiempo).
Otros muchos los hemos descartado porque ante nuestra única pregunta de “¿hay algún problema en adaptar el menú para celiacos para que la novia pueda comer?” No nos han contestado, así que les hemos descartado, porque si a lo único que nos importa no nos contestan, no tiene sentido tenerles en consideración, hubo alguno como El Mirador de la Moraleja (al que menciono en negrita porque me parecieron unos groseros), que se ofendió cuando les conteste que les habíamos descartado por no contestarnos a esta sencilla pregunta y enviarnos el típico mail estándar. En fin que se hubiesen molestado un poquito...
Otros, para nuestra sorpresa nos contestaron literalmente que no estaban dispuestos a adaptar el menú. (ni se merecen que les cite y les haga publicidad gratuita). ¡¡¡Es vergonzoso!!! Pero es cierto que todavía hoy estas cosas ocurren; y aunque de primeras nos desmoralizaron, ya sabéis el dicho “a palabras necias oídos sordos”, no íbamos a dejar que una cosa así nos quitase la ilusión de tener una boda igual que la del resto de personas.
Y unos poco, os puedo asegurar que muy pocos (solo 7 de 100) nos han contestado que no había ningún problema en adaptar la comida para que la novia pudiese comer. El número de establecimientos / catering que contestaron esto es lamentable, pero bueno por lo menos alguno hemos encontrado, que es lo importante; porque yo ya me veía organizando la boda con un par de tortillas de patatas y una ensaladita.
Algunos me dieron confianza, cuando fuimos a visitarles, otros ninguna confianza (solo querían hacer dinero), no sabían ni lo que era un celiaco. En fin hay de todo como en todos los sitios.
De todos estos establecimientos que visitamos solo os voy a nombrar tres, porque el resto no esta certificado por FACE ni ninguna Asociación de Celiacos, simplemente han mostrado buena voluntad de adaptar su cocina para poder ofrecer una boda gluten free, pero no puedo recomendároslos porque no lo he probado, y  no tengo ningún tipo de garantías.

1. El mejor sin duda, ha sido El Castillo de Aranjuez, una maravilla, fueron atentos, encantadores, no entendían la problemática que les planteábamos, porque estan tan habituados que para ellos no es problema, ademas el sitio es precioso, tienen acuerdo con A.C.M. Y Santiago el Responsable de Cocina a parte de encantador (creo que ya lo había dicho) domina perfectamente el tema de la celiaquía, la lectura del etiquetado, la contaminación cruzada, los alimentos que podemos comer y cuáles no,… y lo más importante estaba dispuestisimo en adaptar nuestro menú, no era a la primera boda sin gluten que organizaban, y eso nos dio mucha tranquilidad, pero desgraciadamente tenemos demasiada familia y no entrabamos en el Restaurante, una pena porque si hubiese sido un poco más grande, no lo hubiésemos dudado ni un segundo y nos hubiésemos ido nada menos que a Aranjuez a celebrarlo con total de estar tranquilos el día de la celebración.
2. Catering Imperial, aparecen en el listado de A.C.M. como catering que han recibido información sobre la celiaquía, a parte de organizar bodas trabajan en colegios, y nos demostraron que están muy familiarizados con la dieta sin gluten, al final no les elegimos simplemente porque nos gustaba más la Finca donde al final lo celebraremos. Pero estoy segura de que hubiese sido un acierto. Sara la responsable del Catering fue encantadora, entendió perfectamente nuestra preocupación y nos dio muchas ideas de cómo simplificar un menú de boda para que fuese completamente sin gluten.
3. El Catering que hemos elegido,… ¿Cuál es? Os lo diremos cuando todo haya pasado y podamos realmente recomendároslo o no, por el momento están haciendo un máster avanzado en celiaquía, están demostrando una paciencia infinita y muchísima buena voluntad, un gustazo encontrar profesionales así. Ojala nuestra elección sea la correcta y todo salga bien! si no veo que me fastidian la boda y el viaje.
Pero bueno, aunque ya lo tengamos contratado y todo en marcha, en este mes de preparativos hemos tenido que oír lindeces como …
“¿Para qué vamos adaptar el cóctel? si la novia nunca come” Pues Señor porque es mi boda, y porque ¡¡quiero comer!! 
“¿Por qué va a comer todo el mundo sin gluten?”Porque me da la gana, así de sencillo, porque por una vez quiero comer como los demás, comer lo mismo, a la vez, no tener que esperar a que llegue mi plato, no tener que ver como los demás acompañan su carne con ricas salsas, aquí todos carne insípida sin nada y punto. Quiero ser normal por un día, ¿es tan difícil de entender…? Además se puede hacer un menú sin gluten igual de rico que uno normal, asi que tampoco es que vayamos a torturar a nuestros invitados.
Además, nos vamos a gastar un riñón, y por un día que elegimos nosotros; yo voy a comer lo mismo que los demás, sé que mi familia y amigos vienen por nosotros, no vienen a comer, y quien venga a comer ya sabe donde tiene la puerta…. 

Es así de sencillo, no sé si os parecerá exagerado o no, pero yo me adapto a todas las bodas a la que voy, me limito a mirar en el cóctel y a comer ensalada y carne a la plancha, acompañado de una rica frutita…  pero en la mía no me pienso adaptar, solo habrá pan y cerveza con gluten, porque el nuestro esta asqueroso y tampoco vamos a perder el norte, pero el resto de cosas, ni hablar. 

Por el momento a mi familia y amigos, no solo lo han comprendido perfectamente sino que les ha encantado la idea. Veremos cómo sale …

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...